Mi #LorcaResiliente. Parte 5

tecnicosUn chaleco, un casco y una carpeta.

Éstas fueron sus únicas armas.

Ese fue su uniforme durante muchos días. El uniforme de los muchos técnicos municipales que trabajaron en la revisión de los edificios tras el #terremotolorca, pero también el de los muchos técnicos que también vinieron de fuera de la ciudad.

Unos acudieron a la llamada de ayuda realizada desde los colegios profesionales, pero otros sin que nadie les avisará emprendieron rumbo a Lorca para dar su ayuda.

Supongo que como en la mayoría de los profesionales de otras materias, salió de ellos una fuerza interior que les hizo venir “a ojos cerrados”. Se patearon la ciudad, las zonas más afectadas, en las que había edificios derrumbados, otros que estaban a punto de caerse, que no podías ni mirarlos, por si la fuerza de la mirada los podía tirar.

herramientasLos tećnicos se movieron por la ciudad sin descanso, veías el color de sus chalecos con rapidez de un sitio para otro.

colores

Escuchabas como los vecinos que esperaban en las puertas de sus edificios les suplicaban que entraran en los portones, que vieran los pilares, algunos hechos amasijos de hierros, que les marcaran con alguno de esos tres colores: verde, amarillo o rojo, al que luego se sumaría el negro.

IMG_20141127_130850Pronto montaron el “cuartel general” en el edificio donde se encuentran las dependencias de Urbanismo, en La Merced. Allí iban llegando todos los técnicos para ver por dónde se iban a distribuir los distintos equipos de valoración.

En las jornadas de #LorcaResiliente contaron cómo utilizaron los mapas y planos de la ciudad y en ellos iban señalando el estado de todas las edificaciones tras los seísmos.

sandovalNos hablaron de ese “grupo cero” que se creó. Carmen Sandoval, ingeniera de Caminos de la CARM, que en el momento del terremoto (mayo 2011) era la Directora General Transportes y Carreteras,  destacó la importante labor que este grupo desarrolló durante aquellos días en la valoración de edificios. Que se implicaron al máximo y se coordinaron, algo que hizo que “hasta lo que parecía imposible, fuera posible”, según Sandoval.

IMG_20141127_135302 (1)También pusieron de ejemplo el caso del edificio Grial, en él vivía el señor Antonio y su hija, se derrumbó cuando iba a ser demolido, nada más empezar la pala a tocar la fachada por la parte de arriba, el edificio de venció para un lado y se derrumbó, con la mala suerte de que afectó a la iglesia del barrio, la de Cristo Rey, que poco después tuvo que ser derribada también y que tres años y medio después aún no ha sido reconstruida.

JuIMG_20141127_133756 (1)an Roldán, lorquino y Director del Grado de Arquitectura Edificación de la UCAM habló en #LorcaResiliente de su labor como técnico en el #terremotolorca.

Antonio Garcia Herrero, decano del Colegio oficial de Arquitectos de la Región de Murcia dijo en #LorcaResiliente una frase que nos hizo pensar: “las miradas de ciudadanos que veían en nosotros, los técnicos, una esperanza” . Además pidió que el aplauso de los asistentes tras su ponencia no fuera para él, sino para los muchos afectados.

Todos quisieron destacar la “respuesta solidaria” de todos esos técnicos que estuvieron cuatro días sin parar de revisar edificios. Entre los datos que facilitaron: 1 edificio colapsado, 330 demolidos, 750 con daños graves, 20% marcados amarillos y el resto verdes del total 6.500 edificios evaluados. 

emocionado

Una labor, la de los técnicos, que les hace emocionarse cuando han pasado tres años y medio de aquello. En su ponencia en #LorcaResiliente recuerdo como Antonio Luis Marmol, el presidente del Colegio de Aparejadores de la Región de Murcia tuvo que parar por la emoción que le suponía recordar todo aquellos, Antonio lloró allí sobre el escenario, supongo que no sería la primera vez que lo hacía con motivo del terremoto, pero le vi cercano, natural, sincero.

antonio

Gracias Antonio, tus lágrimas nos emocionaron a todos.

Un hecho que nos recordó que debajo de aquellos chalecos amarillos había corazones, todos ellos marcados de rojo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *