Mi #LorcaResiliente. Parte 4

Debajo de los uniformes hay personas. Es una cosa que siempre he intentado tener clara, aunque algunas veces se nos olvide. 

amorosEl Jefe de la Policía Local de Lorca, Juan Amorós inició su ponencia en #LorcaResiliente pidiendo guardar nueve segundos de silencio, uno por cada una de las víctimas mortales que causaron los seísmos.

Tras eso, Amorós habló de las lecciones aprendidas en el desastre natural que fue el #terremotolorca. Se refirió a las 268 calles que tuvieron que ser cortadas, llenas de cascotes, escombros, coches sepultados, fachadas caídas, también nos dio el dato de los 120.000 metros de cinta utilizados para acordonar zonas en las que se prohibía el paso, edificios que corrían riesgo grave de derrumbe.

Amorós nos contó cómo tuvieron que gestionar el tráfico en una ciudad que estaba desolada pero en la que muchos pudieron cogieron sus coches, algunos de ellos para huir.

Hasta mucho tiempo después de aquel 11 de mayo, e incluso hoy, conducir por Lorca es un caos. Un día pasas por una calle y al día siguiente esa misma calle está cortada, o ya es dirección prohibida. Un día aparcas en una zona y al día siguiente en esa zona ya no es posible estacionar.

Aquellos días, la Policía Local tuvo que emplearse a fondo para muchas cosas, pero una de las más importantes fue el tráfico.

Tras él sería el turno del Comisario de la Policía Nacional de Lorca, Francisco de Paula, a quien el terremoto le sorprendió en el edificio de la Comisaria donde tiene su residencia, “lo que más me sorprendió fue el sonido, el estruendo que por deformación profesional me hizo pensar que había sido un atentado”. De Paula se asomó a la ventana y vio que no era lo que él pensaba, bajó a la Comisaria y se puso manos a la obra, al igual que todos los Policías que aquella tarde estaban allí de servicio, a los que se fueron sumando los que no estaban trabajando pero que vinieron a ayudar.

Reconoció que “desde el primer seísmo y hasta una hora después del segundo, fueron los momentos más complicados”, porque tenían que trabajar en unas dependencias que quedaron muy afectadas y con los medios de los que disponían.

comisarioEl comisario recordó que la familia que tuvo que ser rescatada en la calle Infante Juan Manuel en La Viña, era la de un compañero que también fue rescatado.

Y curiosamente fue otro Policía Nacional es que      poliles sacó de entre los escombros, estaba fuera de servicio, pero cumplió con su deber, como no podía ser de otro modo.

El Comisario concluyó hablando de la necesidad de la captación y gestión de la información, de la rapidez de reacción, de que haya planes predefinidos, gestión situación, para así, lograr sinergias. 

El Teniente Coronel, José Manuel La Torre dijo en  que la de Lorca había sido “la primera intervención de la UME en un terremoto en España”. La Unidad Militar de Emergencias, un cuerpo militar especializado en catástrofes que el año que viene cumplirá 10 años desde su creación.

Antes de Lorca La Torre recordó que habían estado trabajando en el terremoto de Haití en enero de 2010, en labores de búsqueda y rescate, luego vendrían Lorca hasta donde llegarían efectivos de todas las unidades, primero de la más cercada, la que está situada en Bétera (Valencia) tras la solicitud de ayuda que les hizo la Delegación del Gobierno de Murcia.

Según el Teniente Coronel fueron informados del primer seísmo por lo que se pusieron en pre-alerta por si tuvieran que salir, además reconoció que daba la casualidad que estaban preparando unas maniobras y por eso tenían todos los equipos dispuestos. Luego llegaría el segundo terremoto, más fuerte y ya recibieron la gravedad de la situación.

A las 3 de la mañana iniciaron los trabajos en Lorca, aunque según de La Torre a esa hora ya otros servicios de emergencias habían avanzado las labores de búsqueda y desescombro. Vendría la toma de decisiones, ver qué necesidades tenía la ciudad, de alojamiento, sobre todo, dijo e intentar coordinar todos los medios con los que la UME había llegado a la Ciudad de Sol para pasarse una larga temporada.

El Campamento, primero el del Huerto de la Rueda luego el de La Torrecilla, que según dijo el Teniente Coronel se instaló en sólo dos días para trasladar allí a todos los damnificados. Una agilidad que se demostró, dijo La Torre, según iban apareciendo las necesidades reales de la emergencia. 

ume

(Foto: www.ume.mde.es)

Más de 800 hombres y mujeres pertenecientes a la UME pasaron por Lorca en algún momento de los muchos meses que estuvieron trabajando allí. Según José Manuel La Torre, la coordinación fue y es fundamental en estos casos.

Algo que le reconoció Lorca con la medalla de oro de la ciudad, que le reconocían los vecinos que le daban las gracias por las calles, que se lo reconocen todo este tiempo después, que incluso han puesto el nombre de la UME a un edificio que ha tenido que ser reconstruido tras el terremoto, como muestra de agradecimiento de esos vecinos de La Viña a unos militares, a los que llamaron “ángeles negros”.

(Foto: www.ume.mde.es)

(Foto: www.ume.mde.es)

Una labor que le reconoció Lorca con la medalla de oro de la ciudad, que le reconocían los vecinos que le daban las gracias por las calles, que se lo reconocen todo este tiempo después, que incluso han puesto el nombre de la UME a un edificio que ha tenido que ser reconstruido tras el terremoto, como muestra de agradecimiento de esos vecinos de La Viña a unos militares, a los que el entonces consejero Portavoz del Gobierno Regional, llamó “ángeles negros”.

(Foto: www.laopiniondemurcia.es)

(Foto:
www.laopiniondemurcia.es)

Que demostraron que debajo de esos pesados uniformes había personas que se tomaron el tema de Lorca como si les fuera la vida en ello, a pesar de ser la primera vez que pisaban nuestras tierras.

Por todo ello, muchas gracias.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *